Traductor

miércoles, 18 de abril de 2012

Un sagrado inviolable en discusión

Una original interpretación al artículo 11 de la Constitución, puede ser la llave para el combate a las bocas de drogas que se multiplican en el Uruguay de hoy. Casi de inmediato se elevaron voces a favor y en contra de la iniciativa. Lo peor que podríamos hacer es evitar la discusión, ya que la propuesta se inspira precisamente en devolverle al hogar el verdadero carácter que inspiró al constitucionalista. 

Un diputado presentó un proyecto de ley interpretativo del artículo 11 de la Constitución que establece que se considere un comercio (ilícito) y no un hogar cuando existan claros indicios de que en una casa se comercializa droga.

Es muy delgada la línea que separa ambas posiciones ya que lo primero que podría pensarse es que se busca eludir la norma constitucional de protección del hogar para permitir el ingreso de la fuerza pública en horas de la noche.

No obstante ello, el tema admite matices importantes por cuanto nadie puede pensar que el constitucionalista redactó ese artículo para propiciar la comisión de delitos en lo que él mismo definió como “hogar sagrado e inviolable” durante la noche. En verdad le inspiró un motivo diametralmente opuesto, y fue el impedir que se vulneraran derechos fundamentales de la persona y evitar los abusos de poder que pudieran cometerse en horas de la noche. Así inspirado, el hogar familiar se convirtió en un bastión inexpugnable hasta para el poder público, transfiriendo toda autoridad al Jefe del mismo desde la caída del sol hasta el amanecer.

Pero el Derecho debe acompañar la evolución de la sociedad y lo que pudo ser de recibo antes hoy debe adecuarse para seguir garantizando -en esencia- los mismos derechos que inspiraron la redacción de las normas que regulan la vida en sociedad.

Hoy el crimen organizado se vale también de las garantías constitucionales para conseguir resultados favorables en su actividad. Y esta norma constitucional es la que le brinda absoluta impunidad en su negocio al permitir el libre ejercicio de las bocas de droga durante la noche, a sabiendas que ningún Juez de la República habilitará la realización de un allanamiento en estricto cumplimiento de la norma constitucional.

Por estos días se han expedido varios constitucionalistas al respecto manifestando que la iniciativa del diputado Walter De León (MPP) es “francamente inconstitucional”, (Dr. Martín Risso), y que la Policía puede realizar acciones para combatir las bocas de drogas sin necesidad de una ley interpretativa que habilite los allanamientos nocturnos. Puede, dijo, “rodear la casa y esperar la salida del sol para actuar”. Lo que olvida decir es que en el interín, la droga habrá desaparecido por la red cloacal (por citar un ejemplo), lugar donde es muy difícil que la Policía llegue. Salvo que se piense en obturar la red de saneamiento. Algo impensable ¿no?

Otros ventilan oscuros fantasmas para argumentar en contra de una iniciativa que no deja de tener su lado original y realista. Así el Dr. Correa Freitas -El Observador, 18 de abril, pág. 10- expresó “Y si no es la Policía la que viene?”, (primer cuco)... “...porque el día que se viola (la Constitución) terminamos como en 1973” (segundo cuco).

Varios puntos para corregir: el primero de ellos es que nadie piensa en violar la Constitución, y esto lo sabe bien el Prof. Correa Freitas. El Parlamento puede interpretar la Constitución y lo que se presenta es un proyecto de Ley Interpretativa de la misma, algo que está previsto en la propia Carta Magna.

Por otra parte, azuzar viejos cucos no es bueno y menos para quien hizo del estudio de la Constitución su profesión. Se podrá estar en contra pero con argumentos jurídicos. Acudir al miedo es una fórmula que no rindió y si no que recuerden a la Brigada Despertadores (campaña electoral que llevó al triunfo de la izquierda en el año 2004).

Por su parte hay otros constitucionalistas que interpretan correctamente -a nuestro juicio- la iniciativa, como el Dr. Korzeniak. Una ley interpretativa puede disponer claramente en qué casos se puede entrar de noche en un hogar cuando el jefe no puede o no quiere dar su consentimiento. Y la idea es que lo sea cuando ese hogar dejó de ser tal para convertirse -prueba mediante- en un comercio ilícito de distribución de droga, por ejemplo.

Puede ocurrir también -y ocurre en los tristes tiempos que corren- un episodio de violencia familiar que a la salida del sol sea titular de los noticieros  y que podría evitarse con una norma como la que se persigue. Esta es otra arista que también admite la discusión de esa norma constitucional.

Reiteradas veces hemos escuchado a las autoridades decir que si queremos resultados diferentes debemos hacer cosas diferentes. La delincuencia lo entendió mucho antes que nosotros. Hace tiempo que hacen cosas diferentes para conseguir resultados, sin embargo aún nos resistimos a cambiar la forma de actuar y así nos va.

Nadie está pidiendo vulnerar derechos consagrados, sino todo lo contrario. Reclamamos el legítimo derecho de recomponer un estado de situación anterior que nos fue arrebatado por la delincuencia que hace su negocio a vista y paciencia de un Estado que demora mucho -demasiado- en actualizar sus reglas para dar batalla. Queremos que el hogar vuelva a ser verdaderamente “sagrado e inviolable”.

Las apariencias engañan. En muchos barrios del país hay comercios ilegales camuflados de hogares que están vendiendo veneno a jóvenes uruguayos.

Por lo menos nos debemos discutir el tema.


el hombre sabía bien la definición de hogar,
el perro no quería negocios raros en su casilla...

1 comentario:

  1. LA VERDAD, "QUERIDO" AMIGO, QUE DEBO Y ME SIENTO EN EL DEBER DE QUITARME EL SOMBRERO ANTE TAN BIEN EXPRESADO SENTIMIENTO COMPARTIDO... QUE EL HOGAR,(CASILLA, CUCHA, CASUCHA), LO QUE SEA SIGA O MEJOR DICHO, VUELVA A SER, LO QUE NUESTROS ABUELOS QUISIERON DEJARNOS,SI HOY HAY QUIENES LA DEFINICIÓN LOS ENTREVERA DEBERÍAMOS ACLARARLA,YA QUE NO POR LLAMARLA "HOGAR" SE CONVIERTE EN PARAÍSO, POR EL CONTRARIO HAY QUIENES EL DISFRÁZ DE "JEFE DE FLIA" LES VIENE A LA MANO PARA NEGOCIAR Y ASÍ SEGÚN ELLOS DAR DE COMER A SU PROLE, MATANDO LA NUESTRA... DESEO UNA POLICÍA CON MAS POSIBILIDADES DE ACCIÓN, PARA ESO QUIERO QUE SE LEGISLE.
    CON CARIÑO, TU SIEMPRE AMIGA
    RAQUEL.

    ResponderEliminar