Traductor

lunes, 16 de octubre de 2017

No es casualidad

Tras 40 días prófugo y una cadena de atracos espectaculares, cayó finalmente el delincuente apodado “Pato Feo”. Protagonista de una fuga -con ribetes cinematográficos- aprovechando las bondades de un injustificado traslado médico, se dedicó a realizar robos a bancos y locales de redes de cobranza junto a su banda, con la particularidad de ser el único de la misma que lo hacía a cara descubierta. Una clara señal de buscar prestigio tanto como una desafiante forma de intentar ridiculizar a la Policía que iba tras sus pasos. Y fue precisamente esa desafiada Policía la que, herida en su amor propio, hizo gala de todo el caudal de conocimientos adquiridos en la última década para terminar con las andanzas de este palmípedo que hizo honor a su apodo dando un paso en falso dejando el rastro propio de cualquier pato.

viernes, 6 de octubre de 2017

Mirando con el ojo malo


Los delitos están bajando en el Uruguay, y eso ya no se puede discutir ante la incontrastable prueba de los datos objetivos y los resultados del nuevo modelo de policiamiento uruguayo junto con otras transformaciones (PADO, nuevas tecnologías, mejor equipamiento, mayor capacitación y profesionalización de los efectivos). Sin embargo, la mediatización de algunos casos (que seguirán ocurriendo, irremediablemente), pretende instalar un relato que no se corresponde con las estadísticas. Antes no se hablaba de la “no-denuncia”, se aceptaba la realidad sin cuestionamientos. Una realidad que tampoco se leía en los medios de prensa con la espectacularidad que hoy se le asigna a veces, registrándola con pequeños espacios en sus páginas interiores, casi siempre. Eran tiempos en que los datos se aceptaban sin reparos; en realidad, eran tiempos en que no se llevaba registro de delitos, una práctica impuesta por los gobiernos del FA que empezaron a medir la realidad para conocerla y poder cambiarla. En ese contexto, se conocieron datos de procesados por delitos y penados por faltas, que marcan una baja respecto al año 2016 y, lejos de atribuir coherencia con los datos oficiales de la baja del delito, ese resultado se lo atribuye a la menor eficacia policial. Lo dicho,están mirando con el ojo malo... 

lunes, 2 de octubre de 2017

Doble discurs

(Imagen tomada de las redes)
¿Cómo se vuelve después de una decisión como la que tomó el Presidente español contra los catalanes que no hacían otra cosa que ejercer un derecho como el voto? Y más precisamente ¿cómo se justifica esa actitud represiva respecto a lo que él mismo se encargó de denunciar sobre Venezuela, con la brutal diferencia que en Venezuela aún cuando la Constitución no lo permitía se habilitó a la oposición a hacer una consulta? Que bien vendría aquí la célebre frase del Rey Juan Carlos pero esta vez aplicada a su compatriota: Rajoy, ¿por qué no te callas?

miércoles, 27 de septiembre de 2017

Hay Agenda



… pero faltan valores

Lo repiten hasta el hartazgo cada vez que les ponen un micrófono al frente, y la noticia se multiplica recurrentemente en titulares que expanden una falacia que no logra ser desmentida en los mismos términos y condiciones en que fue lanzada. A eso debemos sumarle que el “Gobierno comunica mal” y entonces cerramos un combo perfecto al que no hace falta sumarle ninguna promo adicional. Sin embargo, el axioma de que una mentira repetida mil veces termina aceptándose como cierta se da de frente con la misma receta aplicada por la masa sin cantera de la que hablaba Silvio, (aunque este hablaba de otra maza, o de las dos) cuando esta se encarga de distribuir a lo “radio bemba” (boca a boca), sus verdades. Vaya si tendremos agenda para defender y profundizar tras esta década y media que llevamos como Gobierno, y de eso tratará un poco esta columna. Pero faltan valores, muchos, y algunos tan importantes como para no dejar pasar ni un segundo su incorporación a riesgo de retroceder a tiempos de la explotación del hombre por el hombre en su forma más primitiva. Salvo que se entienda que son otros los valores y que hay que defenderlos a rebencazo limpio o con aquella maza de la que hablaba Silvio.

lunes, 18 de septiembre de 2017

Ya no es noticia

Hasta hace poco tiempo el día después de un clásico ocupaba los titulares de los medios de prensa no por el resultado deportivo sino por los incidentes ocurridos en ocasión del mismo. Situaciones violentas en las que las barras bravas se enfrentaban entre sí o con la Policía, pasando a ser el centro de lo que, debiendo ser una fiesta deportiva,  terminaba convirtiéndose en un campo de batalla. La gota que desbordó todos los recipientes fue aquel recordado clásico de la garrafa en la que por milagro no murió un efectivo policial y su perro, principales destinos de esa agresión. Ese día – tras la suspensión del encuentro – sobrevinieron un montón de consecuencias pero la más importante fue un fuerte trancazo del propio Presidente de la República para decir basta y darle un punto final a tanta violencia descontrolada. Hoy, a menos de un año de aquel episodio, los hechos de violencia parecen haber comenzado una lenta pero firme retirada. Las medidas aplicadas desde entonces no solo se han consolidado sino que dan muestras de haber sido las correctas. Hoy un incidente violento dentro o fuera de un escenario deportivo, ya no es noticia... 

lunes, 11 de septiembre de 2017

El día después

Pasó el temporal, las ramas esparcidas por las calles dan cuenta del intenso vendaval que tuvo en vilo al país. La alerta naranja rige por ahora y el agua no cesa de caer. No es Irma -el huracán- pero yo le llamaría “Irmita”, unos cuantos escalones más abajo que aquel pero suficiente como para desestabilizar a este pequeño rincón del mundo. Ese temporal pasará y vendrá luego la calma con el Pampero que hará lo suyo para dejar limpio y celeste el cielo oriental. Así fue, también, el Plenario del Frente Amplio, un temporal advertido con alarmas que tuvieron niveles altos como el clima y sin embargo no llegó a ser huracán. Ya quisieron los de afuera que lo hubiera sido, pero no contaban con la impronta frenteamplista, esa que revindica el valor de la ética por encima de cualquier otro interés personal. El principal protagonista de esta historia hizo honor a ese valor renunciando a todo, sin reservarse nada, haciendo lo que muy pocos serían capaz de hacer. El día después queda algo mucho más valioso, el día después quedó la dignidad...