Traductor

viernes, 13 de diciembre de 2013

Plaza Casavalle: un lugar para todos


Donde antes hubo basurales y deshechos, se erije un espacio público que de inmediato fue apropiado por sus verdaderos dueños: los niños. Por un momento nos olvidamos de la crónica roja y Casavalle fue noticia por la positiva. Parecía imposible, un sueño... pero en el Día internacional por la defensa de los Derechos Humanos, Montevideo recuperaba “un lugar para todos” y el principal pedido presidencial fue que lo cuiden.
A cuidarlo entonces, pero jugando, que es más divertido...



“Tienen que ser aparentemente giles”

El Plan 7 Zonas la puso entre las elegidas para los emprendimientos, se trataba de llevar ciudadanía y convivencia a aquellos lugares donde el Estado fue perdiendo presencia y cediendo espacios que nunca debió ceder. Solo con actitud y buenas intenciones no alcanza, era necesario poner manos a la obra y trasladar infraestructura ciudadana para que la convivencia recuperara espacios y los vecinos se adueñen de un territorio que les pertenece por derecho propio.

La plaza siempre fue un lugar de encuentro desde tiempos inmemoriales. Si bien el hombre siempre se concentró alrededor del fuego, también -desde siempre- se convocó en las plazas públicas, tanto para debatir o simplemente para disfrutar de esos lugares comunes a todos. Nada hay tan democrático como la plaza, donde todo nos pertenece en igual medida, y a lo que todos tenemos derecho de disfrutar junto al deber de conservarlo para que siga siendo útil a todos.

“Hay mucho gurí acá... esto es una fiesta.. la tienen que cuidar... tienen que cuidar la libertad. Tienen que ser aparentemente giles... no entrar en el camino de la merca... del triunfo fácil. No creerse que eso es ser vivo y terminar años en cana, hipotecando la juventud cuando tenes  que andar enamorando gurisas por el mundo y gozando de la vida...”

Así empezó su discurso el Presidente Mujica en la inauguración de este rincón de ciudadanía estructural que se inauguró en Casavalle. 

En un discurso improvisado apeló a la solidaridad de los vecinos para que cuiden a los “gurises” aunque no sean propios, porque “son hijos de todos”. Cuiden a la barra joven, “no se cansen de hablar con los gurises”, porque “hoy tienen demasiada soledad”. 

Habló del papel generacional de los más viejos, que tienen un rol que cumplir en ese cuidado a dar a los jóvenes. Un mensaje que cerró con el concepto de Nación donde “la paz, la integridad y la convivencia se erigen como un capital de todos que hay que cuidar”.

Nunca había visto “los juegos de la rambla”

La plaza era una fiesta y una multitud de vecinos se dio cita para el acontecimiento. La infraestructura elegida para el sector deportivo semeja dos grandes cubos que hacen un perímetro protegido para hacer del espacio para juegos de pelota un sector libre y sin riesgos para terceros espectadores.

Enfrente, otro sector de similares características rodea los equipos de gimnasia, similares a los que se instalaron en la rambla montevideana. Espacio  que pronto fue invadido por los más chicos que se apropiaron de los mismos y donde se llegó a escuchar a uno de los más chiquitos decir que “nunca había visto los juegos de la rambla”, los mismos que ahora podría disfrutar con sus amigos. Algo tan simple sirve de ejemplo para abonar a lo acertado de la elección del territorio para este emplazamiento, porque con el mismo llegarán otros servicios y poco a poco se irá recomponiendo el tejido social, sin que exista lugar para la exclusión.

Montevideo comienza a deshacer esos nudos duros y apretados donde parecía que lo imposible era perpetuo. En poco tiempo se hizo lo que se trabajó durante mucho, y pensar que esta plaza es una obra aislada de todo el trabajo silencioso y permanente de cientos de vecinos sería un error imperdonable e injusto para los referentes que soñaron y contribuyeron a hacer ese sueño una realidad.

Hoy Casavalle comenzó un tránsito hacia la mejora de su entorno, y este lugar pensado para todos, tiene el inmenso desafío de su cuidado junto con el desarrollo de más ciudadanía a partir de sugerencias estructurales como estas que invitan a relacionarse y cultivar la convivencia.



el hombre se puso a hacer abdominales,
el perro se sentó a esperar que se cansara...

1 comentario:

  1. BUENÍSIMO! Estas son estrategias valederas! NO A LA BAJA!

    ResponderEliminar